domingo, noviembre 07, 2010

Primera fase de las opos superada.

Hace poco más de dos años, escribí una crónica de las oposiciones de Auxiliar de biblioteca a las que me presentaba, de hecho dejé el blog con un cliffhanger brutal, porque decia que me presentaba al examen, pero nunca dije el resultado. Bueno, aprobé, y pude continuar en la misma biblioteca. Un año más tarde, vuelvo a pasar por el mismo trance, esta vez con mucha más tranquilidad, porque ya tengo mi plaza de auxiliar y el examen es para promocionarme a bibliotecario, y voy con la calma de que si suspendo no pasa nada.

Hace dos años escribí:

Bueno, ya tenemos, desde el jueves, las notas de la primera parte de las opos.

Aprobé.Al final no ha ido mal y hemos logrado pasar todos, pero el examen fue demencial. Para mi gusto, demasiado retorcido. Salimos todos histéricos perdidos y yo me puse tan nervioso que me dio un ataque de migraña a medio administrativo. Hasta que no hemos tenido la nota los nervios han sido considerables.

Ahora sólo queda la parte práctica, el dia 9 de Noviembre, y estoy más calmado.
Realmente, fue un momento muy duro, porque suspender significaba la posiblidad de dejar de trabajar en esa biblioteca, en la que tengo muy buenos compañeros y gente a la que aprecio y admiro y con la que da gusto trabajar. Tambien hay un estrés brutal, es lo que tiene tener 1600 visitantes al dia y cientos de miles de prestamos al año, pero vamos capeando.

El examen de este año ha sido muy distinto. Por un lado estaba la tranquilidad de tener mi plaza y no jugarme nada, y por otro tambien estoy mucho más tranquilo por otros temas que ya explicaré más adelante. ;) Estudié muchisimo menos que el año pasado, pero me ha aprovechado muchisimo más. De hecho he llegado incluso a entender cosas que el año pasado veia completamente arbitrarias. Las sigo viendo como arbitrarias, pero por lo menos les veo un toque de lógica. :P

En cuanto a la parte practica, le cedo la palabra al yo mismo de noviembre de 2008, porque pensamos lo mismo y creo que se expresó muy bien y es una lástima que sus palabras se pierdan en el viento. Parafraseando a Keats, mi nombre está escrito en www.



Ahora sólo queda la parte práctica, el dia 14 de Noviembre, y estoy más calmado. La parte administrativa, quieras que no, acaba siendo una loteria en la que la suerte y ser capaz de superar los nervios cuenta mucho más que no el haber estudiado, perdón, memorizado, porque es un tipo de temario que sólo se puede memorizar, sin entender realmente, y que poco o nada tiene que ver con el trabajo diario en la biblioteca.

En cambio, la parte practica toca más las funciones que solemos realizar, nuestras competencias y conocimientos, y todo ese conocimiento que se adquiere por la practica y que configura nuestro dia a dia.

Ahora entramos en una divagación-reflexión fruto de mi formación linguistico-documentalista.

Esta es la gran diferencia entre almacenar información y conocimiento. A mi el temario administrativo, ni me va, ni me viene. Ni me interesa, ni le encuentro aplicación práctica alguna, ni lo llego a entender del todo. Tambien que no hay mucho que entender. Así que se limita a ser información que memorizo por un proceso de lorificación (Polly quiere una galleta!!). Esa información es información en bruto, que no asimilo y que no llega a convertirse realmente en conocimiento, y con el tiempo llega a desvanecerse en el vacio del que vino.

El conocimiento, en cambio, son aquellas ideas que asimilamos y hacemos nuestras, que pasan a formar parte de nuestro bagaje personal y que nunca, nunca, olvidaremos realmente. Cuando el significado se asimila, las palabras se olvidan, es una de las frases que permanecerán en mi mente para siempre. Porque es inherentemente cierta. En el mismo momento en que en aquel primer año de Filologia mi profesor de Introducción a la linguistica la pronunció, supe que era un axioma que me acompañaria toda la vida. Aunque no lo recuerde tal y como lo dijo él. Porque ese conocimiento es ahora mio y forma tan parte de mi como todas aquellas ideas que alguna vez me han fascinado.

Es por esto que estoy tranquilo ante la prueba que me espera el dia 9. Por que no valorara mi capacidad memoristica, que es escasa, sino mi capacidad para analizar, sintetizar y asimilar.

Porque yo funciono de esa manera. Siempre he sido un autentico zote a la hora de memorizar porque sí, y siempre suelo decir que tengo mala memoria, pero eso no es cierto, porque mi memoria es, en muchos casos, prodigiosa. Lo que pasa es que no memorizo lo que quiero, sino lo que me gusta, lo que entiendo, lo que asimilo, lo que hago mio. Y cuando eso sucede, pasa a formar parte de mi de tal forma que olvido las fronteras y olvido de dónde ha salido ese conocimiento. De ahí tantas y tantas veces que acabo contandole algunas anecdotas a la gente que me las ha explicado por primera vez. Por que recuerdo el contenido, no el paquete.

Soy una base de datos con patas, capaz de memorizar cientos de frikeces intrascendentes. Dialogos o parrafos de libros, lomos y encuadernaciones de colecciones enteras, autores, bibliografias temáticas, reglamentos enteros de juegos de mesa y rol, ilustraciones de libros o cómics, anecdotas roleras (o no), escenas de peliculas (me bastan unos segundos para saber si una pelicula la he visto o no y si es así recordar la trama), información aleatoria sacada de internet o libros de divulgación... pero (parafraseando a un blog que no recuerdo) solo soy capaz de recocer a mi vecino cuando lo veo abriendo o cerrando la puerta de su casa.

Un gran terror social que me acomete dia a dia son esos desconocidos que me saludan a veces, y conocen mi vida al dedillo, pero de los que empiezo a recordar el nombre a los diez minutos de conversación. Puede ser gente con la que he compartido un breve tiempo y espacio, hace ya tiempo, a la que aprecie y valore (no sólo olvido las cosas que me desagradan) pero muchas veces recuerdo más actitudes, miradas, sonrisas o sensaciones que no el contexto en que se dieron. Puedo ver a una de estas personas y alegrarme sinceramente del reencuentro y saber que es una persona a la que aprecio, pero no recordar el porqué o ser capaz de recordar. Es algo muy incomodo, porque sólo puedo responder o preguntar vaguedades.

Así pues, si la proxima vez que nos encontremos, despues de tanto tiempo, pongo cara rara, no me lo tengas en cuenta

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada