lunes, febrero 13, 2017

Cómo pasa el tiempo

Cinco años desde mi ultima entrada, madre de dios.

Me gustaria retomar estas paginas en algún momento, éste es un lugar que fue mi hogar durante bastante tiempo, y releyendo las entradas me encuentro con un Pau que ya no soy y a la vez sigo siendo, aunque me parezca poco y, paradojicamente siga siendo igual. Un Pau que sigue queriendo tener un lugar tranquilo en el que contar cosas que igual le daria verguenza o pereza decir hablando con la gente.

Lo de los cinco años es un poco engañoso, porque la época fuerte del blog fue del 2004 al 2005, con declive en el 2006. Once años más bien. Y me han pasado muchas cosas, algunas buenas, otras malas, otras peores, otras mejores.

Me saqué las opos. Me gané la plaza. Acabé la carrera y obtuve mi segunda licenciatura.

Se murió mi padre, y el que eso fuera algo bueno fue tambien algo malo. Sigo trabajando en ello.

Descubri que las gafas me provocaban la migraña, pero antes de eso me habia tirado tres años de migraña continua, queriendo morirme, hasta que reventé en un tecnicolor ataque de ansiedad y empecé a usar lentillas.

Encontré el amor, o el amor me encontró a mi, de casualidad, comiendo calçots. Migré de casa, trasladé mi biblioteca, la mengüé, troqué libros por juegos de mesa y volví a comprar más libros. Y cómics. Y juegos de rol. Y estanterias.


Sin la presión de las migrañas me dejé el pelo largo. Descubrí que tenia el pelo rizado cuando ya rozaba la cuarentena. Me dejé barba. Me puse abalorios en la barba. Flipé porque me quedaban bien.

Me atropelló un autobús y lo rompí, aunque a la vez yo tambien me rompí un poco, y en ello ando, en acabar de arreglarme.

La biblioteca en la que trabajo cumplirá pronto 10 años, y llevo en ella desde que la abrimos, lo cual da algo de miedo y mucho de orgullo. Llevo en ella un club de lectura sobre cómic con gente majisima que vale un montón.

Tras una crisis rolera, vivo un renacimiento, conociendo gente nueva, nuevos juegos, nuevas formas de jugar. Mi grupo de siempre está estancado y me da más disgustos que alegrias. Es renovarse o morir.

Cada dia disfruto más los juegos de mesa, leyendo rol, leyendo cómics, viendo series nuevas.

Cuando me miro al espejo veo a un casi desconocido que me cae bien, una versión mejorada de mi, actualizada, 4.3, con menos defectos, bueno, defectos diferentes, y nuevas virtudes. Que hace cosas nuevas pero que tambien ha dejado de lado cosas que le gustaban y echa de menos. Que comienza a estar cascado. ¿Pero cuando no lo he estado?

Escribo esto porque estoy un poco asustado estos dias, y cuando estamos asustados solemos volver la mirada al pasado y repasar lo que hemos hecho y dejado de hacer. Y cuando tienes memoria de pez un blog es algo que va muy bien, y cuando estás en un momento de crisis suele ser ese momento en que te planteas volver a hacer cosas que dejaste atras.

Porque si, una vez más, punto de inflexión. De crisis en crisis y tiro porque me toca.

De una bronquitis he pasado a una mala reaccion a la cortisona, de allí a que se me descompensase la presión y de allí a tener taquicardia, estar a 110 pulsaciones tres dias y que me den hora con el cardiologo. Hace dos semanas fui al medico porque tenia tos y ahora estoy tomandome la presión y las pulsaciones cada tanto rato. Y quieras que no, asusta, aunque no seas un aprensivo over 9000 como yo. El susto que tuve el pasado jueves por la noche no lo quiero repetir. Y estas cosas hacen que te vueltas la cabeza, que reflexiones, que pienses, que te asustes, que repases tu vida, que entres en tu viejo blog y releas cuatro entradas y te venga nostalgia y te acuerdes de lo facil que era decirle  a tu teclado cosas que en persona te callas por...quien sabe qué. No aparentar ser debil, por verguenza, por costumbre, por viejos bloqueos.

No se cuando volveré a escribir aquí, pero espero que sea pronto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada